EL CÁNCER SE ALIMENTA DE AZÚCAR, SIN ALIMENTO NO SOBREVIVE

 

Imagen

Por su metabolismo anaeróbico, el cáncer consume primariamente glucosa. Debido a su ineficiencia para usarla, las celulas cancerigenas tienen un apetito voraz por la glucosa. Es por esto que el exceso de consumo de azúcares tiende a promover el desarrollo del cáncer.

Es sorprendente observar que la Medicina Convencional en el área de la Oncología no considera dentro de un Plan de Tratamiento Integral, este simple concepto: “El Cáncer se alimenta de Azúcar”. Como tampoco se les ofrece una terapia de nutrición con base científica, más allá de recomendarle a los pacientes “alimentos saludables “.

La mayoría de los pacientes reciben poca o nada “Asesoría nutricional “la que debe ser en particular destinada a la lucha contra el cáncer. Eso quiere decir por un lado hacer un terreno lo menos propicio para que la célula cancerígena se desarrolle o se disemine y por el otro fortalecer el sistema inmunológico de manera que sea el propio organismo que se defienda y destruya el cáncer. Las medicinas Alternativas o Complementarias, conocen muy bien esto, especialmente la llamada Medicina Biológica y uno de sus principios en la terapia, es eliminar el principal combustible favorito del cáncer: la Glucosa.

La explicación de este fenómeno se la debemos al Dr. Otto Warburg, Premio Nobel en Medicina en 1931, quien descubrió por primera vez que las células cancerígenas tienen un metabolismo energético diferente al de las células sanas.

En términos simples es que las células cancerígenas consumen 3 a 4 veces más glucosa que las normales, pero ésta glucosa no se transforma en ATP ( Energía) sino que fermenta en la célula, produciendo “ ácido láctico “ como deshecho, así el tumor tiene un ph más ácido, terreno fértil para su desarrollo, así les confiere la propiedad por un lado de ser más agresivas y más resistente a los tratamientos y por otro este ineficiente proceso de metabolismo energético hace que el cáncer desperdicie energía y el paciente se siente fatigado, cansado y mal nutrido. Esta es una de las razones del por qué el 40% de los pacientes de cáncer mueren por malnutrición y caquexia.

De ahí que las terapias contra el cáncer deben regular los niveles de Glucosa a través de la dieta, suplementos nutricionales y una orientación profesional acompañada de al autodisciplina del paciente. El objetivo no es eliminar azúcares o carbohidratos completamente de la dieta sino mantener los niveles de glucosa en unos márgenes estrechos para conseguir matar de inanición al cáncer y fortalecer el Sistema Inmunológico.

En este aspecto la ingesta de azúcar debe ser eliminada, sumado a que la azúcar blanca es una sustancia tan aditiva como las drogas, que provoca estragos en el organismo. Cuando consumimos azúcar el sistema inmunológico se debilita durante 6 horas, situación bastante amenazante para el paciente con Cáncer, que ya tiene su sistema inmunológico bastante deprimido, sumado a que el azúcar blanca no nos aporta nada nutritivo, por el contrario, roba vitaminas y minerales principalmente del grupo B, tan necesarias para el paciente con cáncer.

Una de las alternativas desarrolladas por la industria para reemplazar el azúcar ha sido la “Fructosa” sin embargo se ha comprobado que esta aunque se denomine igual que la fructosa de la fruta, no es tal, es un químico y que el cuerpo no la metaboliza como la fructosa natural, porque la considera como extraña.

¿LA SOLUCIÓN ES SUSTITUIR EL AZÚCAR POR ENDULZANTES ARTIFICIALES?

LA SUCRALOSA: es básicamente azúcar clorada y por lo tanto presenta muchos de los riesgos del cloro.

LA SACARINA: También es un cancerígeno, que ha sido prohibido en muchos países en el mundo.

EL ASPARTAME: sin duda el más nocivo de los edulcorantes Produce alteraciones a nivel Sistema Nervioso Central, Hepático etc. Tumores en el cerebro, esclerosis múltiple, Lupus epilepsia, síndrome de fatiga crónica, el mal de Parkinson, Alzheimer, linfomas, defectos de nacimiento, fibromialgia y diabetes, entre otras.

Frente a toda esta problemática ¿cuál es la solución para endulzar nuestros alimentos y no dañar el organismo?

¿QUÉ ES LA STEVIA?

Su nombre científico es Stevia Rebaudiana. Esta hierba es conocida también como “Hierba Dulce” (Ka-á he-é o Caá-jhe-é) y nos ofrece una gran cantidad de beneficios para nuestra salud. La Stevia, es una planta originaria de Paraguay, cuyo extracto endulza 300 veces más que el azúcar común, y no aporta ni una caloría. A diferencia de los demás edulcorantes, la Stevia resiste altas temperaturas sin volverse tóxica, lo que permitirá industrializar un mayor número de productos dietéticos. Se sabe que muchas compañías importantes ya están pensando en incorporarla. Sus beneficios también llegan a quienes la consumen. Estudios de la Universidad de Aarhus, en Dinamarca, la presentan como un excelente coadyuvante al tratamiento de la diabetes tipo 2, mientras que descubrimientos hechos en Taiwán indican que es eficaz para la prevención de problemas cardíacos.

Por todas sus propiedades esta hierba dulce es beneficiosa en muchas otras patologías y especialmente el Cáncer, considerando que es una enfermedad que compromete muchos sistemas y los pacientes tienen muchas veces patologías asociadas., como diabetes, hipertensión, infecciones, obesidad (Cáncer de Mama), fatigabilidad etc.

Propiedades Químicas de Las hojas de Stevia

El sabor dulce de la planta se debe a un glucósido llamado esteviosida, compuesto de glucosa, y rebaudiosida.

Las hojas de Stevia en su forma natural son 15 veces más dulce que el azúcar de mesa (sucrosa). Y el extracto es de 100 a 300 veces más dulce que el azúcar.

La concentración de steviósidos y rebaudiósidos en la hoja seca es de 6% a 10%, habiéndose registrado ocasionalmente valores extremos de 14%.

Diversos análisis de laboratorio han demostrado que las hojas de Stevia es extraordinariamente rica en:

– Hierro, Manganeso, Cobalto y Vitamina C

– No contiene cafeína.

– Los cristales en estado de pureza funden a 238° C.

– Se mantiene su sabor estable a altas y bajas temperaturas.

– No fermenta.

– Es soluble en agua, alcohol etílico y metílico.

Informe Nutricional

Calorías: 0 Colesterol: 0

Grasas saturadas: 0 Carbohidratos Totales: 0

Azúcares: 0

 Beneficios para la salud de Las hojas de Stevia:

 – Edulcorante

– Antiácida

– Antibacteriana bucal

– Antidiabética e Hipoglicemiante.

– Cardiotónica

– Diurética e Hipotensora y vasodilatadora.

– Digestiva, Facilita la digestión y las funciones gastrointestinales

– Favorece absorción de grasas y mejora el metabolismo

– Nutre el hígado, el páncreas y el bazo

– Contrarresta la fatiga

 Las hojas de Stevia no tiene calorías y tiene efectos beneficiosos en la absorción de la grasa Contiene proteínas, vitaminas y minerales. Facilita la digestión y las funciones gastrointestinales, nutre el Hígado, el Páncreas y el Bazo.

Las hojas de Stevia son importantes para la gente que desea perder peso, no sólo porque les ayudará a disminuir la ingesta de calorías, sino porque reduce los antojos o la necesidad de estar comiendo dulces. ). También alivia las “hambres falsas” y ayuda a promover la sensación de bienestar.

No se reportan efectos secundarios de ninguna clase, como efectos mutagénicos u otros efectos que dañen la salud. 1 taza de azúcar equivale a 1

½ a 2 cucharadas de la hierba fresca o ¼ de cucharadita del polvo de extracto.

Estudios anotan su actividad antibiótica, especialmente contra las bacterias Escherichia Coli, Stafilococos Aureus, y Corynebacterium Difteriae así como también contra el hongo Cándida Albicans productor frecuente de vaginitis en la mujer.

Es también un antibiótico bucal.

No afecta los niveles de azúcar sanguíneo, por el contrario, estudios han demostrado sus propiedades hipoglucémicas, mejora la tolerancia a la glucosa y es por eso que es recomendado para los pacientes diabéticos y pacientes con Cáncer.

A las hojas de Stevia también se le confieren propiedades para el control de la presión arterial, ya que tiene efecto vasodilatador, diurético y cardiotónico (regula la presión y los latidos del corazón.)

En aplicaciones externas se usa para el tratamiento de la piel con manchas y granos (con este fin podemos encontrarla en Europa).

Cómo se utilizan las hojas de Stevia

Las propiedades edulcorantes de esta hierba dulce son ideales para satisfacer las necesidades de consumidores que deben controlar la ingesta de azúcares por padecer problemas de salud vinculados a desórdenes metabólicos como la diabetes. También para aquellas personas con dificultades para ingerir azúcar en exceso, ya sea por intolerancia o problemas vinculados a la obesidad y especialmente en enfermedades como el Cáncer, en la cual se debe suprimir la ingesta de Azúcar. El extracto obtenido de la Stevia es usado como edulcorante de mesa y como aditivo para endulzar diversos tipos de preparados tales como, té , bebidas, gaseosas, confituras, repostería, salsas, pickles, productos medicinales, de higiene bucal, gomas de mascar y golosinas etc.

Se puede utilizar en todo, en la preparación de cualquier alimento. También se puede usar las hojas de Stevia en forma infusión y beberse como cualquier té o bien utilizarlas para endulzar otras bebidas o alimentos.

Las hojas de Stevia se encuentra en las tiendas de productos naturales en muchos países, en forma de extracto, polvo o en su forma natural sin embargo en nuestro país es bastante escasa.

Por: E.U. Cecilia Toro Stone, Enfermera Oncóloga, Terapeuta

Anuncios

7 pensamientos en “EL CÁNCER SE ALIMENTA DE AZÚCAR, SIN ALIMENTO NO SOBREVIVE

  1. Santiago Martín 11 noviembre, 2013 en 3:32 AM Reply

    Con permiso, si existe, a Cecilia Toro Stone me la paso por el arco de triunfo: más bien será un personaje inventado por el listo que lleva el negocio de la stevia. Me parece una irresponsabilidad difundir informaciones ni contrastadas ni científicamente comprobadas. Es brutal venir a decir que si uno elimina el azúcar de su dieta, puede prevenir o incluso curar el cáncer -eso se sugiere en el artículo-, y más aún cuando tras detenida lectura parece que el objeto de esta información no es ayudar a la gente a mejorar su salud, sino fomentar las teorías de la conspiración… y vender stevia. Es inmoral beneficiarse de la muy extendida corriente que cree a pies juntillas en las sabidurías chamánicas y ancestrales y todas esas zarandajas, en los Gobiernos y laboratorios malignos que se lucran con la enfermedad de la gente (que algo hay, pero no tanto como quieren hacernos pensar), y propone a la gente comprar Stevia para curarse el cáncer o, como ya he leído en algún otro sitio, dejar los antirretrovirales para luchar mejor contra el VIH. Eso es aprovecharse del dolor ajeno, de la incertidumbre que provoca la enfermedad, que lleva a la gente a agarrarse a un clavo ardiendo. Es facilísimo darle a ‘compartir’ cualquier cosa, pero creo que antes de hacerlo hay que medir muy mucho el alcance de una acción tan sencilla. Porque lo malo, con serlo bastante, no es que alguien se deje los cuartos en comprar hojas de stevia (quien dice esto puede decir también, por ejemplo, bayas de goji, que hace tres años se pusieron de moda como panacea), sino hacerle creer que eso va a curarle el cáncer.

    • ArteSan@DeTi 11 noviembre, 2013 en 11:00 AM Reply

      Santiago, ante todo respeto su opinón y le agradezco por participar de la información que se difunde. Tengo un Máster Especialización den Gerencia de Produciión Industrial y la información que comparto es contrastada perfectamente por mi y por mi equipo de trabajo. Usted es libre de elegir que hacer en su vida y nadie le obliga a tomar Stevia, se ofrece como una opción más saludable al azúcar y si le va bien hacerlo o no es parte de su responsabilidad con lo que consume. Cada día hay más información en internet afortunadamente y para ello le invito a investigar, no hemos hablado aquí de Gobiernos, Empresas, Laboratorios ni nada de lo que menciona y le repito, somos libres de compartir la información con responsabilidad y previa investigación. Reciba un fuerte abrazo, esperamos sus aportes en nuestro blog.

  2. Santiago Martín 11 noviembre, 2013 en 5:28 PM Reply

    Con todo el respeto hacia Ud., me pregunto si un Master en Producción Industrial capacita lo mismo que una especialidad en Oncología o en Bromatología; si vamos a eso, yo soy licenciado en Filología Alemana, con un Máster en Periodismo. Y ninguna de las dos cosas me capacita para opinar sobre el cáncer. No digo que la Stevia no sea saludable o una gran alternativa al azúcar, ni nada por el estilo, que eso es harina de otro costal: desconozco dicho extremo y ni lo discuto ni lo rebato. Por desgracia conozco bastante mejor el tema del cáncer, de primera mano, y decir públicamente que el azúcar lo fomenta y lo alimenta es, como mínimo, inexacto, aunque bastante inofensivo, salvo para las compañías azucareras. Ahora bien, difundir cosas como esto: ‘Por todas sus propiedades esta hierba dulce es beneficiosa en muchas otras patologías y especialmente el Cáncer, considerando que es una enfermedad que compromete muchos sistemas y los pacientes tienen muchas veces patologías asociadas’ es totalmente censurable. Porque si vamos a eso, también son buenísimos para el cáncer el hinojo, el café, el perejil, los ajos, la lechuga o casi cualquier cosa. Si nos ponemos, apuesto algo a que se puede decir que hasta el tabaco es beneficioso para según qué tipo de cáncer. Proponer ‘curaciones alternativas’ al cáncer, inducir a la gente a adoptar tratamientos ineficaces para combatirlo, es una irresponsabilidad brutal. Por supuesto que la quimioterapia es una brutalidad, con multitud de efectos secundarios indeseables, y que la radioterapia es tres cuartas de lo mismo. Pero curan el cáncer, y es lo que hay, aunque no guste. Rezar a la Pachamama, comer alimentos biológicos, beberse el primer pis de la mañana, rezar a San Gurubato… NO lo cura, aunque pueda resultar anímicamente reconfortante creer lo contrario.

    • ArteSan@DeTi 23 noviembre, 2013 en 2:12 PM Reply

      Como verá le dejamos expresarse libremente, son esas emociones negativas las que se traducen en negatividad y enfermedad, mejor ejemplo imposible. Un abrazo de luz!!

  3. Elena F. 23 noviembre, 2013 en 10:48 AM Reply

    Soy licenciada en Farmacia, diplomada en Sanidad, quiero dar mis felicitaciones a Aretesan@deti por su artículo de difusión de la Stevia y sus propiedades. Poco a poco va saliendo a la luz para todos la verdad sobre la salud, las enfermedades inventadas o provocadas, y todo lo demás. Muchas gracias.

    • ArteSan@DeTi 23 noviembre, 2013 en 2:17 PM Reply

      Elena muchas gracias por su apoyo, comentario y felicitaciones, estamos para ello!! Desmitificando patrones y proponiendo complementos saludables. Abrazos de luz!!

  4. Manuel Benitez 16 enero, 2014 en 9:41 PM Reply

    Elena, lo que comentas efectivamente fué investigado por el Dr. Otto Warburg, de quien, en seguida, te transcribo una breve biografía con la recomendación de que también pueda leerla el Sr, Santiago a quien le caerá bien conocer un poco mas sobre el tema. Creo que hay que tomar en cuenta que el Dr. Warburg fue dos veces “PREMIO NOVEL”
    Espero que sigas adelante con tus investigaciones sobre como mejorar la salud por medio de la comida…. Saludos a ambos…

    Aquí en seguida la biografía del Dr. Otto W…
    Otto Heinrich Warburg (Friburgo de Brisgovia, 8 de octubre de 1883 – Berlín, 1 de agosto de 1970) fue un fisiólogo alemán.1 En 1931 fue galardonado con el Premio Nobel de Fisiología o Medicina, por su “descubrimiento de la naturaleza y el modo de acción de la enzima respiratoria”.2
    Índice [ocultar]
    1 Biografía
    2 Publicaciones
    3 Referencias
    4 Enlaces externos
    Biografía[editar · editar código]

    Otto Heinrich Warburg nació el 8 de octubre de 1883, en Friburgo, Baden. Su padre, el físico Emil Warburg, era Presidente del Physikalische Reichsanstalt. Otto estudió Química con Emil Fischer, y obtuvo el título de Doctor en Química (Berlín) en 1906. Entonces estudió con von Krehl y se doctoró en Medicina (Heidelberg) en 1911. Sirvió en la Guardia de Caballería prusiana durante la Primera Guerra Mundial.[cita requerida]
    En 1918 fue designado Profesor en el Kaiser Wilhelm Institute para Biología de Berlín-Dahlem. Desde 1931 fue Director del Wilhelm Kaiser Institute para la Fisiología de la Célula, allí, recibió una donación de la Fundación Rockefeller al Kaiser Wilhelm Society, fundada el año anterior.[cita requerida]
    Las tempranas investigaciones de Warburg con Fischer fueron en el campo del polipéptido. En Heidelberg, trabajó sobre el proceso de oxidación. Su interés especial en la investigación de procesos vitales por métodos físicos y químicos condujo a intentos de relacionar estos procesos con fenómenos del mundo inorgánico. Sus métodos implicaron estudios detallados sobre la asimilación del dióxido de carbono en plantas, el metabolismo de tumores, y el componente químico del oxígeno que transfiere el fermento respiratorio. Warburg nunca fue profesor, y estaba siempre agradecido por la oportunidad de dedicar todo su tiempo a la investigación científica. Sus investigaciones posteriores en el Kaiser Wilhelm Institute han conducido al descubrimiento de que el flavins y la nicotinamida eran los grupos activos de las enzimas que transfieren hidrógeno. En 1931 fue galardonado con el Premio Nobel de Fisiología o Medicina, por su “descubrimiento de la naturaleza y el modo de acción de la enzima respiratoria”.2
    Fue director, entre 1931 y 1953, del Kaiser Wilhelm Institute (actual Instituto Max Planck) de fisiología celular en Berlín. Investigó el metabolismo de los tumores y la respiración celular, particularmente de las células cancerosas. Escribió y editó El Metabolismo de los tumores (1931) y Nuevos métodos de fisiología celular (1962).
    En sus últimos años añadió a los problemas de su Instituto, la quimioterapéutica del cáncer, y el mecanismo de la acción del rayo X. En la fotosíntesis, descubrió junto con Dean Burk la reacción de I-quantum que parte la COMPANIA 2, activado por la respiración. Warburg escribió en 1968: “pronto recibiré un tercer premio Nobel, porque de aquí a dos o tres años habré solucionado el problema del cáncer”.
    Otto Warburg fue Miembro Extranjero de la Sociedad Real de Londres (1934) y miembro de las Academias de Berlín, Halle, Copenhague, Roma, e India. Le otorgaron l’Ordre pour le Mérite, y la Gran Cruz de la República Federal de Alemania. En 1965 fue nombrado Doctor Honoris Causa en la Universidad de Oxford.
    Permaneció soltero hasta su muerte. Estuvo interesado en el deporte equino como un pasatiempo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: