ADOLESCENTES Y ADULTOS JÓVENES CON CÁNCER: ALIMENTACIÓN EN EL TRATAMIENTO

Imagen

Cerca de 64.800 adolescentes y adultos jóvenes entre 15 y 39 años fueron diagnosticados con cáncer en 2009 (programa SEER EEUU). Esto evidencia casi el doble de diágnosticos en edad infantil.

La incidencia y los tipos varían a lo largo de que aumenta la edad del adolescente hacia adultos jóvenes y los tipos más comunes son: En menores de 24 años leucemía, linfomas y cáncer de tésticulo en los chicos, en edades comprendidas entre 25 a 39 éstos sin embargo disminuyen, y suelen aparecer los de cervical, colón y recto, seno.

Los hábitos de alimentación sana son importantes durante el tratamiento del cáncer.

La terapia nutricional se usa para ayudar a los pacientes de cáncer a obtener los nutrientes que necesitan para mantener el peso corporal y la fuerza, mantener los tejidos del cuerpo sanos y luchar contra las infecciones. Los hábitos de alimentación que son buenos para los pacientes de cáncer pueden ser muy diferentes de las pautas habituales de alimentación saludable.

Los hábitos de alimentación sana y la buena nutrición pueden ayudar a los pacientes a soportar los efectos del cáncer y su tratamiento. Algunos tratamientos para el cáncer funcionan mejor cuando el paciente está bien nutrido y obtiene suficientes calorías y proteína de los alimentos. Los pacientes que están bien nutridos pueden tener un mejor pronóstico (probabilidad de recuperación) y calidad de vida.

El cáncer puede cambiar la manera en que el cuerpo utiliza los alimentos.

Algunos tumores elaboran sustancias químicas que cambian la manera en que el cuerpo utiliza ciertos nutrientes. El uso que el cuerpo hace de las proteínas, los carbohidratos y las grasas se puede ver afectado, especialmente cuando se trata de tumores del estómago o los instentinos. Puede parecer que un paciente está comiendo lo suficiente, pero puede ocurrir que el cuerpo no pueda absorber todos los nutrientes de los alimentos.

El cáncer y los tratamientos del cáncer pueden afectar la nutrición.

Para muchos pacientes, los efectos del cáncer y su tratamiento hacen difícil disfrutar de una buena alimentación. Los tratamientos del cáncer que afectan la nutrición incluyen los siguientes procedimientos: Cirugía, quimioterapia, radioterapia, inmunoterapia, transplante de células madre.

Cuando el tratamiento del cáncer afecta la cabeza, el cuello, el esófago, el estómago o los intestinos, es muy difícil obtener los nutrientes suficientes para mantenerse sano.

Los efectos secundarios del cáncer y su tratamiento que pueden afectar la alimentación incluyen los siguientes problemas:Anorexia (pérdida del apetito).    Llagas en la boca.    Boca seca.    Dificultad para tragar.    Náuseas.     Vómitos.    Diarrea.    Estreñimiento.    Dolor.    Depresión.    Ansiedad.

 El cáncer y el tratamiento del cáncer pueden afectar el gusto, el olfato, el apetito y la capacidad de comer suficientes alimentos o absorber los nutrientes de los alimentos. Esto puede causar desnutrición (una afección causada por falta de nutrientes clave). La desnutrición puede causar en el paciente debilidad, cansancio e incapacidad de combatir las infecciones o superar el tratamiento del cáncer. La desnutrición puede empeorarse si el cáncer crece o se disemina. Comer demasiado pocas proteínas y calorías es un problema muy común de los pacientes de cáncer. Consumir suficientes proteínas y calorías es importante para curar, combatir infecciones y tener suficiente energía.

 La anorexia y la caquexia son causas comunes de desnutrición en los pacientes de cáncer.

La anorexia (pérdida del apetito o del deseo de comer) es un síntoma común en las personas con cáncer. La anorexia se puede presentar temprano o tarde durante el curso de la enfermedad, si el cáncer crece o se disemina. Algunos pacientes ya sufren de anorexia cuando se les diagnostica el cáncer. Casi todos los pacientes de cáncer avanzado tendrán anorexia. La anorexia es la causa más común de desnutrición de los pacientes de cáncer.

La caquexia es una afección que se caracteriza por pérdida de apetito, pérdida de peso, pérdida de tejido muscular y debilidad general. Es común en los pacientes con tumores del pulmón, el páncreas y la parte superior del tubo gastrointestinal. Es importante observar y tratar la caquexia temprano durante el tratamiento del cáncer porque es muy difícil de corregir.

Los pacientes de cáncer pueden sufrir de anorexia y caquexia al mismo tiempo. La pérdida de peso puede obedecer al consumo de menos calorías, al uso de más calorías o a ambos.

Es importante tratar la pérdida de peso que ocasiona el el cáncer y su tratamiento.

Es importante el tratamiento temprano de los síntomas y los efectos secundarios que afectan la alimentación y causan pérdida de peso. Tanto la terapia nutricional como la medicina pueden ayudar al paciente a mantener un peso saludable. La medicina se puede usar para los siguientes aspectos:

    Ayudar a aumentar el apetito.

    Ayudar a digerir los alimentos.

    Ayudar a que se contraigan los músculos del estómago y los intestinos (para mantener el movimiento de los alimentos).

    Para prevenir y tratar las náuseas y los vómitos.

    Para prevenir o tratar la diarrea.

    Para prevenir o tratar el estreñimiento.

    Para prevenir y tratar los problemas de la boca (como la boca seca, las infecciones, el dolor o las llagas).

    Para prevenir o tratar el dolor.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: